TRAICIONES

LO MÍO COMO UN PLAGIO DE CIORAN

(NOTAS 2008-2010)





Está claro:
Paulcelanemilecioransimoneweilsanjuandelacruzfeodordrenédescartesacleopardik


****

Vivo atormentado por un empirismo metafísico. Vivo entre las cosas, acuciado por su método. En la lenta, leve, irrefutable y fría angustia de ése descubrimiento continuo…. Puedo ser arrastrado por los impulsos, lacerado por los anzuelos, anestesiado por los estupores, pero la magia se ha evaporado en mí. Castigo de doble hoja, puerta de cristal cerrada. Saber sin capacidad para la praxis. Yo o el perro que ladra a la fría inmensa noche, que ladra al odio-miedo de su propio ladrido. Mis actos como acometidas contra un yunque. Frío, inmenso, duro conocimiento inmutable. Rezo a una deidad que me destruye pero no me finaliza.

****

He tirado con manos, con esfuerzo de arriero, de mi necesidad de escribir. Palabra tras palabra, sabiendo que actúo en contra de lo que sé.

****

Todos mis impulsos son ínfulas.

****

Es mentira. El que salió de la caverna, el que miró la trastienda, volvió y se sentó en su lugar otra vez, sin decir nada. Qué podía decir, si lo había visto todo

****

La egolatría flamígera de un Napoleón desnudo. La sorna lubricante de un alehp que se sabe. El agujero del rezo, la intermitencia del olvido. La incapacidad para el otro, la Desdémona empírica, el atizador del asco; el miedo, el receso, el hambre de nada.

****

Paul Celan

SALMO

Ya nadie nos moldea con tierra y con arcilla,
ya nadie con su hálito despierta nuestro polvo.
Nadie.

Alabado seas, Nadie.
Queremos por tu amor
florecer
contra
ti.

Una nada
fuimos, somos, seremos,
floreciendo:
rosa de
nada, de nadie.

Con
el pistilo almalúcido,
cielo desierto el estambre,
la corola roja
de la palabra purpúrea que cantamos
sobre, o sobre
la espina.

****


Cualquier método es una anomalía… En este pensamiento durante horas. Imposible argumentarlo. Imposible invalidarlo.


****

La verdad o la gloria

****

Corro desnudo por los pasillos de la verdad abriendo caminos sin paisaje, horadando la carne de una vida en los anzuelos curvados de una gloria.


****

Pulsión de una Gloria


****

Los pies por un camino arado en la repetición: El nuevo brío sobre la emoción muerta: Polilla atada a la idea de la luz de la boca: Mas no es la llama otra cosa que la fiebre: Inútil piel horrenda con la idea del tiempo que no azul: Blanca nada del frío.

****

En esta repulsión hacia el lelo está todo mi problema: esta incapacidad de aceptar al inocente

****

Contemplo a la gente con ganas de gritarles: No sois vosotros! Sois yo!

****

Aplastado por estas palabras – tuerto entre ciegos – mi vida, mi vida entera!

****

No hay nada que se pueda hacer para que el mundo guarde silencio por cada uno de los desastres llamados “amanecer”… Pero, el amanecer es un desastre? Realmente? Qué es realmente “el amanecer”? Un movimiento sin concisión alguna al conocimiento, a lo ahondado. La única forma de funcionar entonces, sin ninguna concesión a la entidad. Sin ninguna concesión al razonamiento…

****

Tener una cadencia es estar en el no recuerdo. No importa lo que escribas. Es música lo que marca. No es la verdad que tú esperabas. No llega: es. Luego vienen otros, que hablarán de su llegada y su partida. Y será lento pastar sin inocencia. Cioran dixit: el Réquiem de Mozart, es Mozart dejando de ser Mozart. Y el libro siempre es grumos de oro, moledura esparcida en el lodazal de etcétera.

****

Sólo se miente al enseñar, pero si no se enseña, aquello te devorará desde dentro del cajón, desde la piedra hueca de reverberación de tu busto, de las sirenas que, dentro de tu busto, reclaman la justicia que todo escrito físicamente vivo, exige: ése es todo el problema. Elegir entre mentir o ser devorado por tu ridícula linternita de “inspiración” devenida en “metajuanismo”.

****

Pero hay una palabra, una cualidad, que para mí rezuma la obra que no quiero que salga del cajón. Perfección. Ahora hay que aplicar esta lente: perfección igual también a perogrullada. Perfección igual a “o” inmóvil de la boca

****

Cómo seguir después de esto? Continuar sólo como una forma de decir que aplaudan. No… tengo fuerza para ello. Con la boca abierta, como un santo, un bobo, un anormal, un loco, ante la resolución de años de pensamiento y meses de acertado camino. Ahora el fin.

****

ARAGANEA. ESO SÍ QUE ES BUENO PARA EL CUORE!! DEJARSE PERDER, ALIVIO DE EXISISTIR, RUINA DE PARTICIPAR!!! APLACA. APLACA.

****

“…. Y QUE, CUANDO EL ARTISTA PINTA EL MUNDO, POR MUY VARIADO QUE SEA, POR REPLETO DE COSAS Y ANIMALES FABULOSOS QUE CREA HABERLO DEJADO, AL FINAL, DIBUJA, SIN SABERLO, SIN PROPONÉRSELO, SIN QUERER, EL ROSTRO PROPIO QUE NO VE”

Leo estas palabras de Marías en la revista dominical, con el horror de la satisfacción, y desde el promontorio de la celda personal. Ahí está todo. MM es un gran transcriptor.

****

“PROMONTORIO
(Del lat. promontorĭum).

1. m. Altura muy considerable de tierra.
2. m. Cosa que hace demasiado bulto y causa gran estorbo.
3. m. Altura considerable de tierra que avanza dentro del mar.”

****


Salvador Dalí: una lucha completa contra la sabiduría.

****

Escritores que utilizan la memoria. Utilizan la parte que deviene de la conciencia, no la memoria refleja, propia del animal. Poco se dice de ésa.

****
“Noches leyendo a Dostoievsky”, etc.: el flujo de saber todo y no encontrar constancia alguna de eso que hincamos y tiene dos letras y te llamas – en el olvido

****

Noches, de la máquina del mundo: Desde cuándo escucho esta canción sin poder salir de ella – y aun así no es suficiente. La compré en 2006 y ya no depende de que la música esté puesta – suena porque está hincada en lo gris tuyo: lo gris tuyo es también el traje, la corbata, el logo de tu empresa. De la empresa para la que tú trabajas. Para la que tú trabajas cada segundo. Cada segundo desde hace 2 años . Más de 2 años – y aun así no es suficiente. “Y luego, esa noche que un ladrón”, etc.

****

En el 4:05 de Noches está la peor de las vivencias que pueda tener metida dentro – “Noches en que dios o el fantasma redivivo de alguien entrañable está al otro lado de la mesa y te pide un cigarrillo y te recita un monólogo de Shakespeare” independiente de si ese rostro entrañable esté o no fisiológicamente muerto

****

Encorvado por el peso del cielo que no existe, el hombre que no existe, sentado en una silla que no está, en un tiempo que no se admite a sí mismo.

****

¿Cuánto tiempo llevo alejado del (tiempo) futuro? ¿Cuánto tiempo sin la opción de ese líquido inaccesible? ¿Cuánto tiempo sin mañana llevo, enfrascado sin futuro?

****

Triste y real la libertad es (en latín)

****

Cuestión deífica: Por qué se excita. Si es plenitud: Por qué la mano. Si es gracia: Por qué transmutan días y noches sin decidirse en días o noches definitivas.

****
Defines. Mientes. Niente, calavera es y no diente


****

“UNA BROMA
QUE UNA VEZ TE HIZO REIR
QUE TE AYUDABA A VIVIR:

QUE PERDIÓ SU GRACIA”

AC

****

Todo lo que veo lo he visto... ahí estamos, con la sensación "real" de que estuvimos, preguntándonos ¿quiénes realmente en los espejos, en el sepia exotérico de las fotografías?...por aquel entonces no había leído la definición de libertad que A. Bierce daba en su Diccionario, por aquel entonces no la hubiese creído.... y hablo de “creer” puesto que ahora no me hace falta creer para aceptar dichas líneas... no por experiencia: por tala

****

La mayor multitud: el desierto... fin al juego de luz

****

Desagradable voluptuosidad a la que estoy predispuesto. Ocupa mis horas el pesar, y la insoportable sed de justicia, atrocidad contra todos pide

****

Meses sumergido en Cioran: la Caída en el Tiempo, Desgarradura, los Cuadernos, las Conversaciones, Silogismos, Ese Maldito Yo, Adiós a la Filosofía (el sui géneris de aquel…) Historia y Utopía… Una palabra llega a ser imagen, por desgracia, a costa de las otras… Esclerosis.

****

Se encuentra lo que se busca: da igual que el hoyo esté vacío

****

Lo único ahora y en todo el año: las pilas de dinero holográfico que no poseo pero que muevo. La angustia de no saber hacer y hacer continuamente. Las salas con luz artificial que no distinguen día y noche. Lieder y Timorata unidos. La lista de fotografías ante la calavera y el tipo que las tira al suelo, sin poder huir de ellas y contra ellas cantando una lista que es – indudablemente – la de las tablas de multiplicar o los ríos de España. Manizales y la estatua del Hombre Cóndor frente al monstruo del BBVA

****

Bocanada de humo: perfecta y ridícula traslación del fruto conseguido…La trasmigración concebida como un ridículo… El péndulo cansino de la ofuscación y la piedad…. Bocanada de humo…La metafísica es una hoz roma dentro de la vida donde… Cada puerta conduce a la mentira… La antagonía florece como paraíso perdido… De silencio sin imagen.


****

La lucidez no cura, sólo desvirtúa.

****


Nuevamente medrar en la respiración…. Cansino renovar lo incomprensible

****

Sólo se huye del tiempo en el desequilibrio

****

Retorcerse es la finalidad de todo pensamiento. Mendigo momentos de disolución que no creen en mí.

****
Saber todo sin gobernar nada. Vivir a expensas de lo que no necesito.

****

Nunca recuerdo dónde puse los cepos, pero sé que los puse yo.

****

Miedo al tiempo que me queda. Pienso en esto: Meter la mano abierta en un bancal de arena. Sacar la mano apretada y verlo perderse, cuanto más aprietas.

****

Pienso en la lentitud de lo que queda. La lentitud de la vorágine

****

Esperar que la decrepitud melle la fuerza necesaria para las pasiones.

****

La velocidad de las imágenes, la atrocidad de su fragmentación, donde nada logra estacionarse para ser contemplado. Prueba de la superficialidad del infierno

****

No confundirse: cambia la piel del error

****

Llegar a la humildad a través del miedo es la única forma que asedia, dentro de mí, y en torno mío. En todas sus formas, el miedo como único conductor de una corriente mística. Veo degenerar la luz en la consecución de la dinamo.

****

No puedo evitar el ridículo ajeno siempre ajeno, aunque sea ese otro que me mira- cuando habláis con el corazón abierto…
****

Dónde el corazón abierto. Dónde el canal de silencio. Dónde la desertización de las manos. Dónde la hierática de la comprensión… Por qué los nervios

****

Sólo se olvidan los motivos del odio.

****

Trepida al borde del labio como una sombra que se configura y toma carne... cae como un filo el pérfido responso, articulado sin necesaria equidad. Así funcionan las cosas en la oscuridad de la sangre.

****

Cómo perdonar a todos aquellos que me vieron llorar como un demente de la injuria.

****

–never, never more, de hallarme

****

La sensación de escribir notas a pie de página de libros que después (precisión matemática) descubro que han escrito.

****

Inversión de los valores: la aguja pasa por el ojo del camello.
****

La aguja pasa por el camello del ojo. Y te escribe. Te nombra.

****

El sueño de la razón no sabe qué produce, puesto que monstruos en esta lápida de Goya, es una denominación de qué –si esto se contesta, se cae en el silogismo.

****

La rumia de la ruina. Y el ridículo

****

Tengo un mal fin en el blanco del ojo. De esa sensación parte todo el ridículo encinta que genera lo demás.
****

Confundir alegría con paz lo ha dilatado todo. La sentencia de ir… saber que no es más que un sudor a erradicar.

****

Algo hay en el trecho entre el impulso y la carne que está roto. Algo que ya no tiene sentido dentro de la maraña autómata. Como haber descubierto lo que no se sabe qué es, pero que hace imposible aceptar el resto. Yacer entre los pulsos y los actos, en una tierra de nadie – y extenderse, en el no terminar de la respiración, en la hegemonía de quijadas, cuyo masticar está vacío y repele el florecimiento de las manos, que se estridencian, que desfiguran y abandonan. No llega el resuello a la formulación. Cada imperio es de la termita, cada ojo ve lo que ha acotado un sistema eléctrico. Y la histeria a cada cosa, como un bramido sordo, un empujar del centro que se anega en las yemas de los dedos, en los nódulos salivados.

****

Nada brilla desde dentro, todo es repercusión de luz, formulación del estorbo, terquedad de la materia por seguir; pero seguir es caer, siempre caer. Saber, sobre todo saber que no – las horas dilatadas en la repetición, desaparecen –; pero ante todo está la farsa. Saber que todo volverá oleificado en asco. Asco de saber, repugnancia de este miedo que cava en el cese, donde un paso atrás recupera el nombre, donde una piedad grosera atenaza, una piedad que atora con indefinidas listas dictadas por el ojo. Piedad de quien me pierda, piedad de quien me encuentre al recordad, volteando mi nombre como un hueso en la boca, piedad del gato, de la mesa, de la taza donde el café ha desaparecido, el sol, la ventana. Este cantar víscera como un amasijo de anzuelos que al rodar se agarra, entorpeciendo, frenando.

*****

Pero no se desemboca ya en el llanto. Sólo en la lasitud, sólo en la difuminación fisiológica, mientras el cerebro se concreta en una lucidez al margen de la idea. Saber en los espejos.

****

A la larga, tomado todo como un juego cuya diversión es de una sequedad medrosa. Acto tras acto, la propia vida, vista en los otros: tú, siempre, otro. Como un sabor en la boca, el matiz de un olor desagradable, que socava tiempo y espacio.

****

Escribir para secar, lo había olvidado. Y también, limosnear una emoción para entintar mis grafías. Ciego por efluvio, escribo por acción de tensiones en las que ya no puedo creer. Sin teorías, saber, sequedad: razonar al simio en mitad de la cópula.

****

Estoy mirando desde la margen y veo. Discurre indefinidamente el tiempo, mis ojos, mi boca, mis manos dentro; mi nombre, mi lengua, dentro; haciendo, deshaciendo, errando; cosiéndose las unas a las otras, dando más, alimentando un cauce sin dirección. Si empezó un día, dónde fue. El final no lo veo: será lacrar, y poco a poco desaparecerse en las misturas de memorias que fallan, de personas que dejan, de manos cambiadas que siguen haciendo en otras cosas.

****

Cuando abras el cajón qué habrá allí, y quién serás tú, para qué coño abrirás el cajón. No lo abras. Es mío. Mis cosas, allí estarán, las que no me dejaron, las cosas, sí, todas aquellas que fueron acotando, que fueron conformando, cosas. Yo era aire y me metieron en un globo. Allí se aprende dentro y fuera.

****

Cuando decrece la fuerza de la tragedia, el dolor de constatar su farsa.

****

Los recuerdos como una lista de música. Fulgor del fragmento y decaer. Cómo se retuerce el cuerpo. Cómo canta el músculo. Hacen coro los tuétanos. Corifeos. Sin palabra o en la deformidad de una hasta el lamento. Hasta el berrido. Todo lubricado por aceite de pánico a descubrirte en la tercera. Con la mirada de asco.
****

Ahora sólo queda la farsa. Y la agonía que no nos va a matar